perros heces

Además de la piel y el estilo de su pelaje, no son los únicos indicadores de salud de tu perro y el estilo de nutrición.

¡Sí! Aunque te suene un poco desagradable o extraño, pero realmente debes revisar las heces de tu peludito, ya que realmente nos puede advertir sobre alguna patología, enfermedad o presencia de algunos organismos o un cambio realmente raro en su organismo.

La MVZ Rita Domínguez nos comparte algunas características con las que puedes evaluar los rastros fecales de tu perro, ¡consideralas!

Color: Regularmente, las heces de un perro saludable son de un color café-marrón o chocolate, si hay alguna variación en el color esto puede indicarnos si hay alguna diferencia en el cuerpo del perro o algún problema de salud.

Textura: Las heces deben ser un poco húmedas y firmes. Si llegas a notar que está seca o no tiene alguna forma específica, puede que nos indique algún problema de deshidratación, y debes asistir con tu veterinario de confianza. Además, una seña común de un problema también es la diarrea, lo cual puede que sea una causa.

Cantidad: Es importante que realmente tengas en cuenta un poco la periodicidad en que tu perrito hace sus necesidades, ya que esto podría indicar que está enfermo, estreñido o presenta algún mal momento al sacar sus heces. Regularmente defecan mínimo una vez al día, sin embargo, puede variar de acuerdo con el número de veces que tu amigo coma al día.

Es muy importante que sepamos que la cantidad de alimento de nuestro amiguito es una clave para su digestión y por supuesto para su salud.

Debes tomar en cuenta la cantidad de alimento de tu preferencia, el cual puede variar al hacer un diagnóstico previo a tu perrito, ya sea de acuerdo a su edad, tamaño o hasta raza, para que tu amiguito esté sano y fuerte.

Y ahora que estás un poco más informado de cómo hacer una revisión exacta de las heces de tu mascota, y si te surgen más dudas acerca de este tema, no te preocupes, ya que existen diversas opciones para despejar sus dudas, aquí toma nota de algunas de ellas:

  • Si tienes la facilidad, puedes recogerla con una pala, con papel de periódico o servilletas usadas y puedes desecharlas en el WC junto con algunos de tus propios desechos, así aprovechas el agua que se utiliza al hacer la presión de la palanca.
  • ¿Tienes jardín? Pues puedes crear un pozo de composta. ¡Sí! Este es un buen consejo para depositar las heces de tus animales, siempre y cuando su alimentación sea únicamente de una base de croquetas.
  • En algunos partes o zonas de la Ciudad de México, hay varios puntos petfriendly, donde puedes depositar botes especiales para las heces de tus pequeños peludos y no cargos hasta casa.
  • Muchos botes de estos, a veces están hechos de una manera ecológica, lo cual hará que también se vuelvan composta con los materiales de los botes y así se ayuda al medio ambiente.
  • Nuestros amigos de la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México, recomienda que levantes su excremento con papel, y depositarlo en la basura orgánica.

Las heces de nuestros animalitos son un problema global para todas las ciudades, puesto que también son un problema sanitario. Al ser un residuo también, deberían tener una recolección y tratamiento especial, pero mientras no exista un proceso masivo, mientras hagámoslo desde nuestra trinchera y seamos responsable por recogerla y tirarla correctamente.

No debe haber excusas, no dejes las heces en la calle y toma conciencia de ello.